fondos

http://4.bp.blogspot.com/_4iaCAzLGDNA/SpFloQd3f8I/AAAAAAAAAIs/nWhEQAcgEpo/s1600/Fondo%2B29.jpg

viernes, 21 de septiembre de 2012

"Perfección"

  Nos obsesionamos con nuestro físico, sólo adivinamos errores, pequeñas imperfecciones, algo de flacidez.
Tratamos de que apenas se note enganándonos a nosotros mismos. No tiene importancia, no me afecta, hay otras cosas más importantes...
Lo sabemos.
Sabemos que los años pasan, que las canas y las arrugas en el rostro aparecerán y que sólo deberían ser paso del tiempo, de nuestra nutrida experiencia pero nada de eso nos sirve en nuestra búsqueda de la perfección.
Me considero una persona corriente, no demasiado preocupada por los modas y ajena a algunas tiranías físicas, aún así me contemplo, algunas veces, con el ojo crítico del enemigo, repasando mis imperfecciones, deteniéndome en los defectos.
Una tiranía que lejos de solucionarme algún problema, me amarga la vida, aabsurdamente.
Me creía más libre, menos adicta a esa imagen de perfección que muestra el photoshop, me creía a salvo de eas menudeces, pero cuando veo que mi cuerpo no es tan pefecto como imaginaba, que el estrés y el paso del tiempo lo han llenado de pequeños, diminutos defectos....entonces me doy cuenta de lo absurdo de la cuestión, comprendo lo equivocada que estoy.

    La salud, el buen estado físico deberían ser una prioridad para sentirse bien con uno mismo, para encontrarse mejor y aquéllos que no somos campeones olímpicos ni modelos de pasarela, deberíamos exigirnos un poco menos, deberíamos ser menos rigurosos, quizás porque nuestros dones son otros, proque nos acompañan otros logros y deberíamos saber -a estas alturas- que es imposible abarcar todos los ámbitos, que la perfección es un paradigma aqplicable sólo a algunas parcelas: a una obra de teatro, a un trabajo bien hecho, a una bonita foto, a un vestido, hasta un proyecto de jardinería....pero cuando este requisito atraviesa la frontera y roza nuestras propias heridas, entonces cometemos el error de creeer que algo tan bello como el logro o el sacrificio de algunos otros es algo imprescindible.
Único baremo de la felicidad.
No es cierto.
Deberíamos querernos por lo que somos, por lo que tenemos, por lo que damos y esa envolutura -hermosa e imperfecta- que es nuestro cuerpo no debería pagar nunca las frustraciones de nuestra vida.
No somos bonitos sólo por esa piel tersa, por esas piernas sin varices, perfectas, por la ausencia de flacidez, lo somos -sobre todo- por la luz que desprendemos, por lo que transmitimos y porque al estrechar la mano de algún semejante somos capaces de ver más allá de su fachada.
Sólo entonces la belleza cobra sentido y podemos afirmar, sin dudarlo, que hemos rozado, por una vez, esa ansiada imagen de perfección.





  



sábado, 28 de abril de 2012

Hola a todos, hace tiempo que no escribía en el blog...siento haberos dejado de lado...pero bueno, andaba un poco liada, espero que todos mis magnificos seguidores estén bien y que sigan disfrutando de la poesía y de la literatura. y como no tengo nada propio que añadir hoy quiero recomendaros un libro.
Leonora de -Elena Poniatowska- una joya, una verdadera joya, un recorrido por la vida de esta pintora que es también un alegato a la libertad y a la creación.
Os gustará, estoy segura.

jueves, 23 de febrero de 2012

taller de poesía

  A todos aquellos que les guste la poesía, les invito al taller que voy a impartir en la casa de la dona los lunes a partir del 27 de febrero de 6 a 8 de la tarde.
Espero contar con vuestra presencia.
Os espero.